Alto el fuego de ETA: Un debate abierto (y IV)

Escrito porJuanjo Ibanez

13 Ene, 2011

Logo Debate sobre ETALogo Debate sobre ETA
Escribimos el último post de esta serie de reflexiones que nos ha llevado durante toda la semana conociendo la opinión de la sociedad vasca sobre el alto último el fuego de ETA. Cerramos esta serie después de tres post en los que ciudadanos de todos los perfiles nos han mostrado sus opiniones, sin tapujos.
Hoy vamos a leer otras dos. Por un lado, la de Gorka Julio, que en Twitter lo encontráis como @teketen. Junto a él, conoceremos la opinión de Mikel Iturria.
Pregunta: ¿Crees que Euskadi debe ser independiente?


M.I.: ¿Pregunta directa, eh? Depende. Un amigo que ya murió, Javier Ortiz, solía decir que uno no era homosexual ni heterosexual, sino que lo estaba en función de quien le hacía tilín. No lo comparto en cuanto a las opciones sexuales, pero me da que sí se puede aplicar a esta pregunta. Sí creo que debería preguntarse a la ciudadanía vasca y que debería llevarse a cabo lo que ésta decidiera. La madre del cordero: ¿quién forma ese sujeto soberano? ¿lo hacemos por territorios históricos?
G.J.: Sí, sólo si lo decide la mayoría social de las personas que viven y trabajan en Euskal Herria. En condiciones democráticas, donde toda injerencia militar y represiva haya cesado y donde todos los proyectos puedan presentar su propuesta de forma real y posible.
Creo además que es necesario, visto la deriva que esta tomando el Estado Español. En una situación de descomposición social donde los derechos están siendo conculcados continuamente. Aún dejando a un lado los que tienen que ver directamente con el conflicto político; el paro, la desaparición del mal llamado estado del bienestar, las políticas restrictivas en Internet, el ataque a las pensiones, el cierre y secuestro de medios de comunicación, la ampliación de las políticas represivas, la detención de inmigrantes, los ataques a la libertad de expresión…. Y no sólo por parte del aparato de estado y las fuerzas reaccionarias, sino también ante la pasividad que muestra gran parte de la sociedad española y sus fuerzas «vivas» con 4.000.000 de parados sin dar un sólo paso adelante.
¿Es este Estado, el que por definición se arroga el monopolio de la violencia y que ha demostrado que utiliza, contra su propia ley (última sentencia de torturas contra 4 Guardias Civiles por ejemplo o declaración del estado de alarma y militarización del espacio aéreo para asegurar «el derecho a las vacaciones») el que tiene que encaminarnos hacia una sociedad mejor?
Ante este estado de descomposición y como medida también defensiva es compresible que muchos sientan la necesidad constitución de un estado vasco. Un estado que por otra parte para mi tendría como último fin su disolución como estado distribuyendo el poder y coordinándolo entre los diferentes pueblos e instituciones que forme la sociedad una vez llegado a un estadio de justicia social. En el que el euskara fuera una lengua más en igualdad de condiciones con otras.
2.- ¿Qué opinas de ETA?


M.I.: Que le está costando dejar de matar, dejar de asesinar. Si hubo un tiempo en el que mucha gente se alegraba de sus “hazañas” (Carrero Blanco), creo que ahora mismo son muy pocos los que pueden estar orgullosos de su trayectoria. Más de 800 muertos les contemplan. Pero tampoco conviene olvidar que el Reino de España ha elegido en muchos momentos el camino menos democrático para “combatir” a ETA: Batallón Vasco Español, Triple A, GAL, Caso Egunkaria, 18/98, torturas, etc.
G.J.: ETA es una organización socialista revolucionaria creada en el franquismo, con estructura y pensamientos de la época. Una organización que ha conseguido adaptarse y mantenerse en el tiempo cuando la mayoría de las organizaciones armadas que surgieron junto a los movimientos de liberación nacional desaparecieron. Igual que muchos de los partidos comunistas o de izquierda revolucionaria que con la caída del bloque soviético no consiguieron remontar. Aún así la transcendencia de ETA en la transición española es incuestionable, tanto es así que la España que los niños de bachiller aprenden (http://html.rincondelvago.com/transicion-a-la-democracia.html) como la última película de Alex de la Iglesia (http://peliculas.labutaca.net/balada-triste-de-trompeta) no pueden sino hacerle referencia.
En la situación actual y criticando los métodos de lucha utilizados por ETA en la actualidad, el mantenimiento de esta organización sólo es y ha sido posible si esta organización tiene el apoyo social suficiente de una parte de la sociedad. Sus 50 años de vida muestran que si no con sus métodos violentos, mucha gente esta a favor de sus objetivos. Lo cual no quiere decir que todos los que busquen los mismos objetivos, son miembros de ETA (lógica errónea muy común por otra parte). El aplicar está lógica y extender el entorno a limites insospechados ha sido en parte la manera en que ETA a mantenido gran parte de sus apoyos. El sufrimiento genera, más sufrimiento y no a ha ayudado en nada a la resolución del conflicto.
Sin duda ETA debe desaparecer, junto con todos los agentes que han utilizado la violencia en este conflicto para abrir así las puertas a una paz real y duradera.
¿Cómo valoras el comunicado?
M.I.: Es una buena noticia, claro. Me parece un paso más en el camino hacia su abandono de las armas. Ahora bien: aún recuerdo cómo se celebraron a mi alrededor las treguas de 1998 y la de 2006 (ésta con más escepticismo). En estos momentos, la mayoría de la gente no está dando precisamente saltos de alegría. Hay una mezcla de pasotismo, cansancio, hartazgo, ya era hora…
G.J.: Muy positivamente. Cualquiera que sepa leer entiende que es un comunicado que abre el camino hacia la paz de par en par. No sólo eso deja en manos de la ciudadanía el encaminar el proceso y la resolución del conflicto basado en la territorialidad y el derecho de autodeterminación. No son condiciones, son condicionantes en los que ETA explícitamente ha dicho que no tomará parte, sino que el agente político referencial es el pueblo trabajador (cada día más en paro) vasco. Los temas militares serán los que ETA tenga que tratar con los Estados.
En estos casos, la opinión de la ciudadanía que vive el día a día es muy importante. Todos aquellos que vivimos las realidades y que intentamos abstraemos de los medios de comunicación de masas ( sobre todos lo que siguen el PLAN ZEN ( http://es.wikipedia.org/wiki/Zona_Especial_Norte) que se aplica insistentemente. ) gracias a Internet por ejemplo, somos parte informada y en cierta manera imparcial. En esta gente se ve claramente esperanza, saben que están cada día más cerca de la paz y con diferentes graduaciones saben que vamos por el buen camino, yo por lo menos así lo veo.
La gente que sufre en sus carnes la violencia, hay que tomarla muy en cuenta pero nunca se puede convertir en dueña de la razón absoluta por el simple echo de ser víctima. Hay que ayudar a superar el sufrimiento generado por las violencias, pero la razón debe de ser el eje central.
Por la misma razón es interesante consultar lo que dicen las personas involucradas en el conflicto desde el exterior. Ya que nos pueden dar una visión un poco menos viciada. Brian Currin, como facilitador ha indicado que ETA ha respondido a las expectativas. Esto sin duda son buenas noticias, aire fresco para todas.
Sin duda es un paso importante, al que los estados deberían responder en la misma medida. Si estos creen que es insuficiente, que ellos también sepan dar otro paso insuficiente. Lo contrario es seguir con detenciones como las de hoy.
¿Crees que ETA tiene verdadera voluntad de dejar las armas o sólo es una excusa para rearmarse?
M.I.: Tal y como he dicho en la respuesta a la pregunta anterior, me da que es un paso más hacia el abandono definitivo de las armas. No creo que su intención sea la de rearmarse. Creo que no les queda más que echar la persiana.
G.J.: Sí, la voluntad es mayoritaría y explicita en estos momentos. Depende de los pasos que se den en la sociedad y entre los Estados que esto siga siendo así. Sin duda la apuesta es seria. Estamos en una fase inicial, por lo que la irreversibilidad del conflicto no es del todo segura todavía, aunque ETA unilateralmente haya decidido abandonar toda acción. El contexto debe hacer avanzar las expectativas y seguramente el apoyo internacional sea necesario para poder seguir dando pasos en este sentido. Lo ha sido en otros muchos conflictos.
¿Crees que hay algún cambio desde la tregua anterior que posibilite que ésta sea la definitiva?
M.I.: Parece que es la izquierda abertzale (Batasuna para entendernos) quien marca la pauta y está llevando de la mano (quizás mejor de la oreja) a ETA. Además, como decía el lunes Vicent Partal, está la cuestión de la unilateralidad de la tregua.


G.J.: Lo hay y es sobre todo sociológico. La sociedad en general y la izquierda abertzale en particular han desterrado la lucha armada como forma de lucha en el contexto actual. ETA no es el único agente implicado en esto, por lo que los demás agentes también tendrán que dar pasos. ETA puede dejar las armas y el conflicto seguirá existiendo como tal. Si este se cierra en falso, no será ETA, pero pueden surgir otras organizaciones que reclamen el uso de la violencia en un futuro.
¿Qué condiciones se tienen que dar para que lo sea?


M.I.: A tenor de los discursos públicos, parece que el Estado español no le va a dar ni agua a la izquierda abertzale ni a ETA (el atentado de la T-4 les hizo mucho daño). Pero está por ver qué es lo que está sucediendo entre bastidores. Veremos qué pasa en los próximos meses, pero también conviene tener en cuenta que, hasta ahora, quienes más cómodos están con el statu quo son el PSOE y el PP.
G.J.: 1. Alto el fuego verificable de ETA.
2. Pasos concretos por parte de los Estados que muestren la voluntad de dialogo. Sobre todo el acercamiento de los presos y la aplicación de los derechos penitenciarios.
3. Que todos los proyectos y todas las ideas puedan ser elegidas y ejecutadas.
4. Acuerdo de mínimos que haga posible el derecho de autodeterminación, por muy lejos que este en el tiempo y las condiciones deban ser de total normalidad. Esto es, condicionado temporalmente al devenir de la situación política.
5. Abandono total y disolución (o reconversión de ETA)
6. Desaparición de las fuerzas represivas del Estado en Euskal Herria (Guardia Civil, Ejercito…). (Euskal Herria es una de las regiones europeas con mayor indice de armas de fuego por metro cuadrado). Uso de sus instalaciones para usos sociales y populares.
7. Reparación de las víctimas y reconciliación. (Esto será una de las fases más duras, sobre todo porque no se admite la condición de victimas a muchas y porque algunas de las llamadas asociaciones de victimas, no quieren esto) .
8. Implantación de democracia real en todas las instituciones. Democracia Participativa, Presupuestos populares… Para que la sociedad abandone el frentismo generado por el conflicto y sea parte activa no sólo de la solución sino la construcción de un País con bases económicas, sociales y culturales elegidas por la ciudadanía.
Se puede estar más o menos de acuerdo en el orden de las cosas, pero los pasos creo que pueden ser los correctos.
Cuando los medios de comunicación (a nivel estatal) se refieren al conflicto vasco, ¿compartes su forma de contarlo (el conflicto vasco)?


M.I.: Hablando en general, no. La mayoría de lo que leo, veo y escucho está muy alejado de lo que yo vivo cada día.


G.J.: No, es sin duda una aplicación exacta del Plan ZEN. La gran mayoría con contadas excepciones son claramente unilaterales. No existen las otras partes, no se confirman las informaciones, las informaciones del ministerio del interior son la fuente, incumplen los mínimos exigidos para cualquier periodista. Bueno si no eres un becario al que le obligan a escribir lo que te pida el jefe. No pido que esten de acuerdo con mi postura, sólo pido que hagan su trabajo, sean periodistas por Newton.
Otro fenomeno es el de los ETOLOGOS, los cuales desconocen totalmente la realidad social real y heterogénea de la sociedad vasca. ¿Cómo se explica que ETA haya tenido más de 20 jefes militares en tan pocos años? ¿Efectividad policial? ETA no es un castellet, son figuras formadas por los medios de comunicación para dar impresión de efectividad policial. Los medios españoles siguen el juego de las fuerzas de seguridad, sin ningún criterio periodístico.
¿Qué opinas sobre lailegalización de Batasuna?


M.I.: Estuve en contra desde el principio y sigo pensando que Batasuna debería presentarse a las elecciones al igual que el resto de las formaciones políticas. En su momento me pareció más una medida poco atrevida: si se confía realmente en la ciudadanía, cosa que no se hace, ya se ocupará ésta de “castigar” en las urnas a los partidos que no cumplen con las expectativas. Dicho esto, también creo que la ilegalización ha puesto contra las cuerdas a ETA.
G.J.: Es sin duda una de las peores noticias de los últimos años. Una muestra más de la calidad de la democracia en el Estado Español (en el Estado Francés Batasuna es una organización legal). Esta claro que el impacto de la misma en la organización ha sido importante, no obstante sigue manteniendo una apoyo social muy importante. Sólo hay que ver la manifestación de esta última semana. Es un fenómeno importante, gracias a que la organización no ha caído en personalismos ha conseguido manetener el proyecto más haya de las personas. Otegi es importante en la izquierda abertzale, pero no es el lider necesario para que el proyecto avance, eso es una creación artificial otra vez del aparato de Estado.
La legalización de Batasuna por lo tanto debe de ocurrir y debe de ser inmediata. Sin opción de expresión por esta parte de la ciudadanía el proceso de paz, no ahora pero en algún tiempo podría involucionar. La libertad por otra parte de Arnaldo Otegi sería muy bien acogida y afianzaría la apuesta por la paz.
¿Qué opinas sobre la política de dispersión de presos?


M.I.: Creo que añade sufrimiento a la privación de libertad. ¿Tienen sus familiares que pagar el pato por los delitos cometidos por los presos?
G.J.: Es una medida penitenciaria excepcional que se aplica en contra de la norma general (los presos deben de estar lo más cerca posible de su entorno social) para presionar, genera sufrimiento y dañar el tejido social. Sobre todo el entorno social y familiar de las personas detenidas. No es la única medida de presión, junto con otras iguales o peores que se aplican con carácter excepcional y muchas veces de manera indiscriminada en nombre del antiterrorismo, pero por extensión a gran parte de la sociedad vasca.
Ya más en general, la política penitenciaria de los Estados está hecha para destruir personas no para construirlas.


¿Conoces a alguien amenazado por ETA?

M.I.: Sí, conozco a mucha gente que lleva escolta por estar amenazada. Una situación muy triste y cabrona.
G.J.: Sí, la sociedad vasca es heterogénea, casi siempre conoces a alguien que ha sufrido el conflicto más directamente. Es jodido estar en esa situación para las personas pero también para las familias, amigos y entorno.
¿Conoces a alguien que esté en la cárcel por pertenecer a ETA?


M.I.: Sí, claro. Éste es un país muy pequeño. Aquí nos conocemos todos. Y ésa ha sido una de las claves para que esto no explotara.
G.J.: Sí, muchos sin serlo. La sociedad vasca es heterogénea, casi siempre conoces a alguien que ha sufrido el conflicto más directamente. Es jodido estar en esa situación para las personas pero también para las familias, amigos y entorno.


¿Te has sentido alguna vez perseguido/discriminado/criminalizado por ser vasco o hablar en euskera?


M.I.: No recuerdo haberme sentido perseguido. Discriminado por hablar euskera sí. Sin remontarnos a los tiempos de Franco (en la escuela la maestra se enfadaba muchísimo cuando yo hablaba en euskera), aún hay muchas personas que siguen pensando que los vasco-hablantes hablamos este idioma por joder y no se dan cuenta de que es nuestro idioma. Criminalizado: por ejemplo, el juicio a Egunkaria pretendió criminalizar a todo lo que “oliera” a euskera, abertzale, vasco-hablante, etc.
G.J.: Sí. Cada vez que pasamos por un aeropuerto nuestros DNIs son los únicos en pasar el escrutinio de la base de datos. Otro ejemplo es el de los controles policiales. Es muy difícil encontrar a alguien que no haya pasado varias veces por uno de estos controles y que no se haya sentido agredido.
En otro nivel, la utilización del euskara se hace imposible realmente en la sociedad. En la administración pública sobre todo esto empieza a ser flagrante, sigue sin ser posible comunicarse del todo en euskara.
No quiero transmitir ningún victimismo, son cosas que intentaremos cambiar con el tiempo y esperemos que los nuevos tiempos ayuden a que esto sea así. La cultura vasca y el euskara necesitarán una apuesta real por la igualación de derechos que teóricamente se admiten incluso en la constitución española. La discriminación de los castellano parlantes es pura ficción. Yo, hijo de padre y madre extremeños, puedo decir con orgullo que mi familia ha sido y será bienvenida en este País, en el cual decidió críar a su hijo y que este aprendiera también euskara. Infinitas gracias a ellos dos.
¿Te sientes identificado con Patxi López como lehendakari?


M.I.: No lo siento como “mi” lehendakari, pero será difícil que ya sienta como mío alguno de los que lo sean. Alguien tuiteó el otro día que la política había dejado de interesarle, para pasar a preocuparle. No confío casi nada en esta partitocracia.
G.J.: No. No sólo porque no sea la opción política elegida por mi parte, sino porque creo que no comprende en la totalidad a la sociedad que intenta representar. Entre otras cosas no es capaz de comunicarse en euskara. Además que aunque legalmente haya conseguido llegar al poder (con el apoyo del PP), lo hizo apartando de la dinámica electoral a gran parte de la sociedad, que de haberse presentado hubiera mostrado otra foto, la real.
¿Cuál sería el paso siguiente que debería producirse en Euskadi tras la desaparición de ETA?


M.I.: Entendiendo que la desaparición se refiere al abandono definitivo de las armas, pues ya veremos cuál es la vía elegida, porque las distintas treguas (1989, 1998, 2006) tienen características diferentes en este sentido. ETA tendrá que hablar de presos, reinserción, armas, etcétera con el Estado. Y los partidos políticos deberán sentarse para ver cómo se consigue “normalizar” todo esto y que todas las opciones políticas puedan participar en igualdad de condiciones. Termino con una recomendación: si os interesa saber qué pasó en las conversaciones de Loiola de 2005-2007, leeros el libro escrito por el periodista Imanol Murua, El triángulo de Loiola.
G.J.: Los he detallado más arriba. Creo la sociedad por su parte tiene mucho más que aportar para solucionar el conflicto. Requiere de una movilización social global para llegar a un acuerdo. Por mucho que se empeñen la sociedad no está tan divida como la pintan, es más capaz seguramente de alcanzar acuerdos que la clase política en el poder.

Te puede interesar…

1 Comentario

  1. Carlos Molina

    Enhorabuena por esta serie de artículos/entrevistas. Para los que no vivimos en el País Vasco (aunque lo hayamos visitado y tengamos buenos amigos allí o de allí), siempre nos falta el punto de vista de sus ciudadanos para comprender la dimensión completa del problema. Hay que ser valiente y atreverse a dialogar, a poner en común. Esto no es, como dijo George W. Bush en su momento, «o estáis conmigo, o estáis contra mí». Ya me pareció un ejercicio necesario el documental «La pelota vasca», de Julio Médem, por mucho que algunos se empeñaran en ver en él lo que nunca hubo.
    Enhorabuena a 1001 Medios, y a Juanjo especialmente, que se lo ha currado.

Trackbacks/Pingbacks

  1. División de opiniones - Pedradas - [...] contestado a 14 preguntas que me han hecho llegar desde 1001 medios (Cuarto y último post de la serie…