6 argumentos para defender la Redacción frente al teletrabajo

Escrito por1001 Medios

25 Jun, 2020

El periodista Fernando Ramírez, ha publicado un precioso artículo en el diario La Patria de Manzaniles y Caldas, en Colombia. En él pone de manifiesto la importancia de la Redacción de un medio de comunicación para mejorar el producto informativo y para generar más Periodismo. La Redacción como el corazón del medio, que bombea Periodismo por todas sus venas y canales para llegar al lector, a la audiencia.

El artículo nace de un análisis sobre la necesidad de haber tenido que desalojar las redacciones por la crisis del coronavirus y mandar a los periodistas a trabajar en remoto, a teletrabajar desde casa. A uni como yo, que siempre ha mantenido que «me moriré sin saber si me gusta más una Redacción o la barra de un bar», la medida me dejó descolocado. Porque asumo los razonamientos de Fernando Ramírez, quien empieza el artículo con la siguiente reflexión: «Es posible que estemos asistiendo al principio del fin de las salas de redacción como las conocemos hasta ahora. Los efectos de este cambio pueden tener repercusiones, que no son difíciles de predecir, en la calidad periodística. Ya oigo por ahí a mucho entusiasta con ganas de no volver a las redacciones después de que se supere la emergencia por la covid-19″.

El autor del artículo explica sus seis argumentos para defender la existencia de la Redacción.

1. Una tertulia permanente. No concibo un grupo de trabajo que no convierta la Redacción en una tertulia permanente sobre el oficio, sobre la realidad a nuestro alrededor y sobre las piezas periodísticas en proceso. La conversación, ya lo demostraron los griegos desde Sócrates, es caldo de cultivo para la creatividad. Las mejores ideas se dan en los pasillos, en donde nos cruzamos con los compañeros y alguien te pregunta qué andas haciendo. En esa charla surge una fuente, un dato, un reportaje de hace años o se plantea un enfoque más novedoso. Incluso en el diálogo es posible que el periodista al contarlo logre la claridad que necesitaba para emprender el texto. Todo esto surge en la calidad de la conversación, en la confianza que se cultiva con los años, en perderle el miedo a hablar con el otro con total desprendimiento sobre cada información. Qué triste mundo el del periodista que tiene susto de contar en lo que trabaja porque teme que le roben su historia. O trabaja en un muy mal lugar o sus inseguridades le impedirán construir mejores historias con otros.

2. El editor que ayuda. Una buena sala de redacción tiene editores que se convierten en mentores, en profesores de los otros, en personas que ayudan a los demás a mejorar sus ideas, en simples acompañantes del otro, que entienden su papel de ayudar y permiten que brille el trabajo del reportero, que es exclusivamente suyo. He promovido que todo periodista debe acometer los textos con ojo crítico y eso lo convierte en el primer editor de su trabajo. Si así lo hiciéramos, tendríamos más editores pesando en enfoques, en estructuras, en otras fuentes; y mucho menos dedicados a corregir comas, tildes y a cambiar los lids indirectos. Un editor es como el conductor de un bus que se encarga de llevar a los pasajeros a buen puerto y no pretende cobrar el resto de la vida que los demás pudieron hacer con sus vidas lo que hayan hecho, porque él los condujo con bien. Me produce estupefacción en estos tiempos cuando aparece un editor con ganas de cobrarse la calidad periodística de un artículo de otro. El trabajo del editor es ese, lograr que sus pupilos y sus artículos brillen, y dejarlo ir. He sabido de algunos que hasta intentan firmar con el autor. Nada más ridículo.

3. Planear, asunto de todos. Siempre será mejor una sala de redacción en donde se dedica más tiempo a la planeación de los trabajos que a la crítica. Esa planeación será mejor en la medida en la que todos podamos participar de ella y sugerir cómo hacerlo. Esta es la oportunidad para que el más joven de los practicantes y el más veterano de los editores estén en igualdad de condiciones en busca de aportar al trabajo de otros, todo con el fin de entregarle un mejor producto a la audiencia. Aunque esto se puede hacer a través de la virtualidad, no es lo mismo. Vernos la cara, estar sentados todos alrededor de la misma mesa facilita el diálogo. Ahora estamos obligados a hacerlo a través de una cámara, pero lo que no puede permitirse es que desaparezca la oportunidad de mejorar los trabajos con el aporte de todos, los que son para el día a día y los que vendrán después. Un mejor periodismo pasa por una mejor planeación y si esta se da en colectivo, hay mayores posibilidades de acertar, de cubrir todos los frentes, de no dejar cabos sueltos.

4. El invaluable control. Una sala de redacción que se precie de hacer periodismo de calidad pone en marcha protocolos de control, que pasan por la relectura de los textos, por la revisión inquisitiva de ellos. Hasta antes de que empezara el confinamiento, todas las noches nos sentábamos en la sala de Redacción a ver proyectadas las páginas tal como se iban a publicar al día siguiente y les dábamos la última revisión. Ahora cada uno de los integrantes de la redacción recibe en su correo las páginas en PDF y cualquiera puede leerlas y sugerir mejoras de diseño, de redacción o de fondo. Se han llegado a aplazar publicaciones porque alguien advirtió que podía mejorarse de una u otra manera o que le faltaba algo clave para ser de calidad. Eso es lo que se logra en una sala de redacción activa. No somos infalibles, pero se frenan muchos de esos errores que antes parecían insalvables.

5. La evaluación, la autocrítica. Me cuesta entender que se señale a los periodistas de no tener autocrítica y esto me sucede porque soy de la escuela de La Patria, en donde es sagrado que todos los días evaluemos el producto publicado. Entiendo que en muchas partes piensan que esto es llorar sobre la leche derramada. Para mí, por el contrario, es la oportunidad de la retroalimentación, de señalar qué pudo salir mejor o cómo con base en lo bien hecho, otro colega puede darle más calidad a la pieza que procesa. Claro, se necesita tener cuero duro para aguantar a veces críticas que pueden parecer de mala leche, pero si logramos generar conversaciones que sean sobre el trabajo y no sobre las personas, mejoraremos todos. Y no se le puede temer a esto. Abundan hoy -son cosas de los tiempos- personas que sienten como ofensa todo apunte sobre lo que hacen. Así no hay manera de lograr mejoras. Ustedes lo saben tanto como yo, hay errores que solo se ven cuando salen publicados, saltan a la vista, mientras el día anterior se escondió. Por eso, vale la pena la evaluación y, claro, no se queden solo en lo malo -que en eso pecamos muchos- también hablen de los aciertos. En la medida en que se cree un ambiente en el que cualquiera pueda hablar y opinar sobre el trabajo del otro habrá más que aplaudir que criticar. Es la oportunidad de entender mejor y de replicar las mejores rutinas periodísticas y prácticas en el ejercicio, así como de repetir lecciones sobre estilo, gramática y periodismo. Siempre será mejor ese tipo de evaluación que nos aterrice y no la sociedad del mutuo elogio en la que se han convertido algunos nuevos medios, en donde ¡ay de quien ose criticar algún trabajo de sus compañeros! La legión cierra filas y defenderá con tozudez, no muchas veces con lógica o profesionalismo, lo publicado.  

6. Y una salvedad. Hay que reconocer que no tiene nada de formativa una sala de redacción para sus integrantes si se trata de esas en donde nadie cuestiona al otro, en donde se privilegia el trabajo individual sobre el colectivo, o en donde se cree que lo mejor que se puede hacer es darle gusto al editor de turno, haciendo un medio a su imagen y semejanza y no aprovechando la diversidad de personas que enriquecen el producto y le brindan la posibilidad de tener distintos puntos de vista. Esto da variedad a los temas y enriquece los enfoques. Por lo que escucho a muchos colegas, de estas salas de redacción que las hay, las hay. Qué triste.

CRÉDITOS
-De la ilustración: Nathan Hackett
-Del artículo original: La Patria. Noticias de Manzaniles y Caldas (Colombia)
-El blog del autor sobre Periodismo 

Te puede interesar…

Esos puñeteros datos objetivos

Esos puñeteros datos objetivos

A primeros de junio, la presidenta de la Comunidad de Madrid, la periodista Isabel Díaz Ayuso, mantuvo un duro debate...

Periodismo sin cuarentena

Periodismo sin cuarentena

El 1 de octubre de 2009 publicamos nuestro primer post. Decía así: Somos un grupo de profesionales que quiere...

Muerte en la portada

Muerte en la portada

El New York Times ha llegado al corazón de muchas personas con su portada de este domingo 24 de mayo. No solamente al...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *