"Yo estudié Periodismo por ella"Homenaje a Rosa María Calaf en el Festival Urban TV

Escrito porCarmentxu

15 Nov, 2010

Carmen Ibáñez, miembro de 1001 Medios, se suma en nombre de todos al homenaje que recibe Rosa María Calaf en el Festival Urban TV .

Tener la suerte de haber consumido la televisión española de los 80 y parte de los 90 provocaba que, en tu construcción mental del mundo, identificaras el Periodismo con lo que hacían Rosa María Calaf, Rosa María Artal, Vicente Romero, Antonio Gasset, y tantos otros. Y te matriculabas unos años después para hacer “eso”.
Muchos de los que pensábamos así, nos venimos sintiendo algo desorientados de un tiempo a esta parte. Y hasta nos cuesta identificarnos con lo que es hoy la profesión.
Desde que los periodistas pertenecientes a la escuela de Calaf fueron injustamente retirados de la televisión estatal –de la comercial mejor no hablar- la calidad a la hora de cumplir con el malinterpretado servicio público se han resentido notablemente.  Y se da por hecho que lo de servicio público va sólo por entretener.
Lo de informar se ventila con los telediarios, y lo de formar, con Los Lunis y Pocoyó. Evadir la mente con series y películas ha de ser más grato -pensarán- que reflexionar y que saber, las dos habilidades que procuran el formarse e informarse.
En estos años, los contenidos para televisión que sí cumplen con estas dos otras funciones sobreviven en circuitos externos y paralelos a la televisión, como el 8º festival Internacional de Televisión sobre Vida y Ecologías Urbanas, que se celebra este lunes y martes, 15 y 16 de noviembre, en la Casa Encendida (Madrid). Precisamente aquí se le rinde un homenaje a Rosa María Calaf. La expresión “merecido homenaje” puede sonar hasta hueca de tanto uso, y sin embargo…

Un festival dedicado a promover el género documental es una tarea filantrópica en esencia. Porque el que hace un documental, entre otras cosas, quiere que quien lo vea aprenda, conozca, entienda, reflexione y, de paso, se entretenga. Así ha sido siempre, desde Nanuk, de Robert Flaherty, pasando por Cartier Bresson durante la Guerra Civil, hasta Vicente Ferraz y su revisión en los 90 de Soy Cuba, una película soviética de propaganda de los años 60 (atención al plano secuencia que empieza a partir del minuto 1.40).
Esa misma esencia filantrópica es la que trasciende de los trabajos con los que nos han deleitado durante años estos periodistas y de los que andamos casi huérfanos en la caja perversa, que no tonta, que tenemos hoy.
Ya no cabe análisis ni didáctica ni originalidad. Con crisis y sin ella, ahora se compite por la vía de imitar esas “tendencias informativas” que arrasan en el resto de la parrilla, y que no son más que un periodismo low-cost vergonzante que ha perdido –si es que alguna vez lo tuvo- el mínimo respeto por su audiencia.
Afortunadamente, la característica voz de la Calaf arrancando un reportaje o una crónica, hablándote como si fueras una persona con capacidad para discernir y asimilar ideas en poco más de diez minutos se me ha quedado grabada en el subconsciente, igual que pasa con la voz de Artal y del resto.
Difícil añadir nada a lo que ella dice en este total de 44 segundos.
Solamente, muchas gracias señora Calaf.

CRÉDITOS
Foto 1. Agosto de 1973. Rosa María Calaf, periodista de TVE, posa con un chimpancé en los brazos durante su viaje por tierras africanas.Foto 2. Imagen reciente de Rosa María Calaf. Del archivo de IDEAL. Gracias!

Te puede interesar…

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Por qué Oxígeno para vivir es lección de Periodismo de Meneses | 1001 Medios - [...] es la primera vez que relaciono el Periodismo y la filantropía. Fue en un post anterior en el que…