Soitu y Gaugamela

Escrito por1001 Medios

27 Oct, 2009

portada copiaAlejandro Magno se enfrentó al ejercito persa, por segunda vez, en los llanos artificiales de Gaugamela a una treintena de kilómetros de la triste y actual Mosul. En un alarde táctico llevado a cabo por él y su guardia personal llegó a herir al mismo Darío en una maniobra que se explica en cientos de Academias militares como una de las grandes genialidades de este rey macedonio.
Era el segundo ejemplo de Pensamiento Lateral tras ejecutar el primero cortando con una espada el Nudo Gordiano: un dichoso nudo que nadie sabía desanudar y que él, lejos de darse por rendido, resolvió de una manera distinta a la habitual. El objetivo, al fin y al cabo era liberar el carro al que el nudo ataba.
Soitu ha sido el mejor ejemplo de los últimos dos años sobre como hacer un medio en la Red y su planteamiento táctico no deja de ser un gran ejemplo de como aplicar el sentido común de una manera lateral. En su lanzamiento hubo voces que hablaron sobre la pobreza de su aparición en cuanto a masa crítica de información (supongo que buscaban la versión Spectoriana de un «Muro de noticias»). Pero Soitu no era un medio nominal cosa que muchos analistas no supieron ver pero si muchos usuarios que quedaban inmediatamente atrapados en su contenido.
Fue una salida con una apuesta entre lo Trendi y lo canónico guiado por un libro de estilo, por fin, fresco y en la linea de lo que se espera de gente que vive en Internet. No era ajeno, el diseño encajaba y los textos funcionaban. Era movimiento lateral, un nuevo medio, nuevo de verdad.
Poco se puede añadir sobre el estilo informativo o la capacidad para mostrar y no reinventar la rueda si no es necesario. Las olas que un hecho genera en un ecosistema informativo Soitu las navegaba con una profusión en algunos casos concretos que sobrepasaban la importancia real del hecho en si mismo.
No ha sido tanto una empresa informátiva como de Tecnología de la Información. El primer hito aparece con el widget para el seguimiento de las elecciones generales. Comparten información a cambio de un espacio en tu espacio, expanden su marca y su conocimiento, un movimiento estratégico que pocos ejecutivos fuera del ámbito de Internet son capaces de entender pero que a más de uno debió de sonrojar por impotencia frente a sus mayores y por ver que compartir tecnología e información es el suelo efectivo del mercado digital.
Seguirán Cort.as, un alzamiento de cejas de este vuestro servidor, pero que caló como expansor de marca al dar utilidad real en el mundo del nanoblogging, el sistema de publicación de El Selector y, últimamente Utoi: una idea atacada desde un punto de vista ataque de ingeniería anticipando el ya real gran ruido de señal que acarrea Twitter.
Herramientas informativas en poder de los usuarios. ¿No se habla del Periodismo ciudadano? Ayudemosle a ver lo que dá de si.
La tragedia de las cabeceras nacionales en la Red no es tanto el indefinible Retorno de Inversión si no su nula capacidad para generar Influencia en los Órganos de poder o crear Opinión. Las páginas editoriales en la red se convierten en los Saluda de los Alcaldes en las webs de los Ayuntamientos: la primera opción de menú y la página menos vista, por debajo incluso de Error404.
Soitu sí estaba construyendo influencia, pero la digital, la que deriva de dar información y medios para disfrutarla y compartirla. Y Util es la sensación que un internauta quiere ver en el ADN de lo que ve en pantalla. Paga con atención su tiempo, quiere que merezca la pena.
Pero no hay que engañarse, la construcción y el impacto que ha tenido Soitu en este tiempo depende de un pistoletazo de salida de un equipo humano y tecnológico caro por talento y y horizonte y eso requiere financiación.
En un panorama como el Español, donde Capital Riesgo es un eufemismo, la Banca fue el lugar donde rascar y alguien con un buen juicio debió de inferir lo que tantos pensamos: en un entorno digital es más barato tener tu propio soporte que comprar espacio en el de los demás. Una situación inédita, la del BBVA, ya que cualquier cosa que no sea un generador de negocio para una entidad financiera es un gasto prescindible. Deroguemos la Ley de Responsabilidad Social Corporativa y veremos lo que pasa.
Cierto que no es dinero lo que supone el mantenimiento de Soitu para un Banco pero pintan bastos y lo intangible no es moneda en estos tiempos. Así que el resultado es una lógica operación empresarial y una gran tragedia para el panorama informativo digital.
¿Qué queda de Soitu?
El equipo humano, que alguien con dos dedos de frente debería de captar; un armazón tecnológico que alguien podría licenciar o regalar a los usuarios; y un gran ejemplo de que siendo pequeño pero conociendo bien el terreno donde pisas, siendo ágil y rápido como una caballería macedonia puedes plantar cara con orgullo frente a los Darios de turno preocupados por el trenzado de su barba.
Pero, por encima de eso  nos queda el saber que sí, que se puede.
Gracias por estos 22 meses.

Juanpi

Te puede interesar…

8 Comentarios

  1. Gumersindo Lafuente

    Un análisis impecable, Juanpi. Muchas gracias y un abrazo. Sindo

Trackbacks/Pingbacks

  1. 1001 Medios » Blog Archive » Soitu.es: ¡Hasta siempre! - [...] Soitu y Gaugamela, por Juan Pablo Seijo [...]