Medios socialmente responsables

Escrito porJuanjo Ibanez

20 Dic, 2010

Hay que  trasladar la Responsabilidad Social Corporativa a la cadena de montaje en la información. No sólo al reparto final de los dividendos que se dejan caer como si una limosna se tratara”. Esta es una de las frases que se oyeron en la mesa redonda protagonizada por un grupo de periodistas y un consultor, en el marco de Air2010, un congreso organizado por la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía.
En concreto, esa frase la soltó  así, como sin querer, pero queriendo Juanlu Sánchez, redactor y miembro del equipo fundador de Periodismo Humano, uno de los medios invitados. Junto a él estaban Ignacio Escolar, Juan Carlos Blanco, de El Correo de Andalucía, Antonio Salvador, de El Mundo de Andalucía, Maite Sáez de Cabezón, de Media Responsable, y César Calderón, único no periodista de una mesa moderada por Antonio Manfredi.
La de Juanlu no fue la única perla que se soltó en un foro donde el tema central era la Responsabilidad Social de las Empresas y la capacidad ciudadana para incidir sobre ella de forma directa, algo que según Calderón es algo muy fácil de medir: “lo hace el ciudadano cada vez que decide comprar un medio y no otro”. De esa manera respondió a Juan Carlos Blanco, muy escéptico con eso de la Responsabilidad Social de las empresas periodísticas o la de los periodistas, a la que no sabe muy bien cómo definir más allá “del compromiso que cualquier medio de comunicación debe tener con la veracidad y la credibilidad”.
Frente a las dudas expresadas por el subdirector de El Correo de Andalucía, Nacho Escolar sí entiende que los medios de comunicación han de tener Responsabilidad Social y la sitúa además en un triple plano. Para el columnista de Público, los medios hacen responsabilidad social cuando cuentan la responsabilidad que desarrollan las empresas. Si la responsabilidad tiene como finalidad hacerse pública, nada mejor que un medio. Pero es que, según Escolar, hay otros dos planos fundamentales que no se pueden dejar de contemplar. Si los medios son empresas, en consecuencia están obligadas a realizarla en la misma medida que el resto de ellas. Y, además, tal y como los mismo medios se definen, esa responsabilidad está presente como instrumentos del control del poder no sólo político.
Desgraciadamente, en este debate, en el que participaron personas con tanto que decir, no contó con la presencia de ningún editor que aportara en la mesa, pues seguramente su punto de vista hubiera enriquecido mucho la conversación. En cualquier caso, sí me gustaría destacar varias cosas.

  • Que no se tiene claro si las empresas periodísticas deben tener o no responsabilidad social corporativa. Al menos, tal y como decía Antonio Salvador, es muy difícil de apreciar en un mundo sumido en una crisis tan profunda y doble, la general y la de una profesión que ha perdido la identidad y el monopolio de la información.
  • Que en caso de llegáramos a la conclusión de que ésta existe, no está muy claro en qué consistiría. Si ésta debe ser o no el compromiso con ‘La Verdad’, que debe presidir la actividad de cualquier medio, aunque, claro, como dice Juan Carlos Blanco, qué verdad, la mía o la tuya, porque en este periodismo de hoy día, las verdades cada vez lo son menos y “hay mucho periodismo de parche en el ojo”.
  • Que casos como los de Periodismo Humano demuestran que es posible salirse del carril informativo, que es posible sacar cabeza frente a la dictadura de las agendas, que el periodismo no ha perdido aún la guerra, que aplicar la Responsabilidad Social no deja de ser arrojar luz en aquellos espacios donde haya alguien interesado en que la luz no entre, ya sea en un país de África donde los niños son soldados, o en El Corte Inglés cuando se omite la información sobre un conflicto laboral.
  • Un último dato que por obvio a veces lo damos por sabido. En cualquier caso, la Responsabilidad Social de las empresas tiene un mínimo que es el ordenamiento jurídico. Estar fuera de la ley implica no ser socialmente responsable. Por eso Juanlu Sánchez decía la frase con la que hemos abierto este post y que se aplica, en especial, al conjunto de empresas con sedes en países democráticos y jurídicamente estables, pero desarrollan sus actividades en espacios donde el respeto a los derechos humanos es una mera quimera.

En cualquier caso, estamos hablando de la lucha encarnizada casi siempre que el periodismo debe mantener con los poderes que de facto controlan el ‘cotarro’. Sólo se puede luchar contra ellos con la independencia y la independencia se obtiene, según Escolar, con una cuenta de resultados saneada. Ergo, en este silogismo perverso, podemos estar viviendo la época donde la prensa es menos independiente.
Os dejamos con el vídeo en el que podéis ver al completo la mesa redonda moderada por Antonio Manfredi.

También os dejamos este vídeo que hemos descubierto en el blog de los compañeros de ‘Sin Futuro y sin un duro

CRÉDITOS
Post escrito por Bomarzo.

Te puede interesar…

2 Comentarios

  1. Juan Carlos Blanco

    Hola, Juanjo. Sigo insistiendo en un punto determinado del debate. No es que no crea en la responsabilidad social de las empresas periodísticas.Lo que creo es que se sustancia en valores que jamás deberíamos haber perdido. La responsabilidad social no debería ser para nosotros un elemento novedoso. Debería formar parte del código de actuación de todo periodista y de toda empresa periodística. Debe formar parte de nuestro ADN y se resume en unos valores tan intangibles como aplicables a la realidad: la honestidad, la capacidad de transmitir confianza, de ser creíble, de ser veraces. ¿Puede eso medirse? Tengo mis dudas, lo que no significa que sí que crea en que la labor de los medios para fomentar esa responsabilidad social. Creo en lo que llamáis Social Confirming.Y creo en el extraordinario potencial de las redes sociales para conseguir vuestro objetivo. Contad conmigo. Un abrazo.

  2. Mario Munera

    Da la casualidad de que hará un par de semanas dediqué un minipost a la que para mí es la responsabilidad social. Aplicable a personas, entes y empresas y extrapolable al ámbito que a cada uno le plazca sea periodismo, política, activismo militancia, etc.
    En cualquier caso y hablando de periodismo como estamos hablando la responsabilidad social nace y está a su vez intrínsecamente ligada a las verdades no-infundadas, al respeto y a un marco ético loable y no invasivo con el consumidor de la información pero sí crítico en el sentido de refrescar o dar lugar a ideas de simple concienciación o de conocimiento de realidades que hagan generar empatía con los que no tienen las posibilidades que nosotros tenemos.
    http://tardesperdidas.wordpress.com/2010/12/16/responsabilite/