"Antonio Guerrero, ‘El Maestro’, nos enseñó cómo desempeñar nuestro oficio sin traicionar a las noticias"

Escrito por1001 Medios

7 Jun, 2011

Por su interés y calidad, reproducimos el artículo que el director de EL CORREO, Juan Carlos Martínez, publicó ayer como homenaje al periodista y ex director de este periódico, Antonio Guerrero, fallecido el domingo pasado.

‘Gracias, Maestro’
Un hombre siempre pendiente de los detalles. Un periodista obsesionado con la perfección. A Antonio Guerrero Troyano le llamábamos ‘el Maestro’ en la redacción de EL CORREO. Porque lo era, porque era un maestro del mejor estilo periodístico, porque escribía como los ángeles, porque sabía de todo y porque era esa pieza imprescindible para que la caótica asamblea de locos que muchas tardes es un periódico se transforme, milagrosamente, en una eficiente factoría que fabrica y acaba su producto a la hora convenida. Y Guerrero era eso, el hombre clave.
Antes de ser director de EL CORREO, Antonio Guerrero fue durante muchos años la vital mano derecha de Antxon Barrena, el director más importante y decisivo en la centenaria historia de nuestro periódico. Su leal asesor, su leal consejero, su leal confidente. Su mejor arma para lograr, a mediados de los setenta, que El CORREO, viniendo desde atrás, se hiciera con la hegemonía de la prensa vasca, posición de liderazgo que conserva desde hace más de treinta y cinco años. Junto a Barrena, Guerrero fue el artífice del gran cambio. De la modernización del diario, de su apertura a los esperanzadores tiempos que traían el fin del franquismo y el comienzo de la transición democrática, de la adecuación inteligente de EL CORREO a lo que reclamaba, en todos los ámbitos, la sociedad vasca de aquellos
convulsos días.
En las noches cerradas, cuando en la redacción reinaban la prisa y el vértigo de las dudas, ‘el Maestro’ es el que ponía la pausa necesaria y la certeza salvadora. El que cortaba y estiraba, el que metía la pluma en el lugar adecuado, el que zanjaba la discusión no sin antes lanzar su grito de guerra: «¡Esto se hunde!».
Trabajador hasta la extenuación y leal hasta el límite, Antonio Guerrero nos enseñó a generaciones de periodistas cómo desempeñar nuestro oficio con pulcritud y con honradez. Sin traicionar a las noticias. Sin fallar a la sociedad a la que nos debemos y para la que trabajamos.
Ojalá hayamos sido aplicados alumnos del mejor Maestro. Gracias, Antonio.
MÁS INFORMACIÓN
En El Correo: ‘Muere a los 79 años Antonio Guerrero, exdirector de EL CORREO’.
En Periodismo al pil pil: ‘La mirada grande y limpia de los reporteros’.

Te puede interesar…

1 Comentario

  1. centros de rehabilitación

    Definitivamente la experiencia y la dedicación de tal personaje por su profesión es notoria y es excelente que comparta su buenos conocimiento.